Charo Molina: “Dios vive en la sencillez, en la pobreza, en la humildad de las personas que sufren”.

Charo Molina: “Dios vive en la sencillez, en la pobreza, en la humildad de las personas que sufren”.

Charo Molina, 24 años, Parroquia de San Pedro, Málaga.

Conocí el Campo de Trabajo Lázaro por mis hermanos, que son mayores que yo. El año pasado me decidí y me apunté con una amiga. Había oído hablar maravillas de la experiencia, pero nunca pensé que fuera a significar tanto en mi vida.
Nos da la oportunidad de acercarnos a los más necesitados, los preferidos del Señor.

Una semana para dar y darse, para vivir y compartir nuestra fe con ellos y, como dice el papa Francisco, una semana en la que salimos de nosotros mismos para ir al encuentro de otros, a las periferias.

Conocí el Colegio de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, en el barrio de La Palmilla. Desde que entramos, nos dimos cuenta de que es un lugar muy especial, una gran familia formada por las religiosas, los maestros, los monitores y educadores que luchan, se entregan y se “descalzan” cada día ante los niños y chavales del cole.

Fueron unos días muy intensos donde disfruté del encuentro con el Señor en cada oración, cada risa, cada gesto, cada historia, cada mirada con los chavales del barrio. Gracias a todas las personas que trabajan por y para el colegio; pudimos comprobar que Dios vive en la sencillez, en la pobreza, en la humildad de todas las personas que sufren».

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on Pinterest