La Comisión de Infancia tiene su origen en la coordinación que laicos y sacerdotes de varias parroquias de la ciudad han venido teniendo en los últimos años, y así ayudar a dar una respuesta conjunta a varias necesidades pastorales, sobre todo en lo relativo a actividades educativas en la fe y celebrativas, a los grupos de niños y adolescentes que están desarrollando la etapa de maduración cristiana, llamada hasta ahora perseverancia o post-comunión.

grupo infnaciaUna tarea que fomenta esta Comisión es la de ayudar al establecimiento de un cauce común en el ámbito pastoral, para aunar esfuerzos y criterios, de forma que posibilite a los catequistas, animadores y sacerdotes, a acompañar mejor el proceso de educación en la fe de niños y adolescentes. Esto puede ser un modo concreto y muy valioso de emprender lo que el Papa Francisco propone para toda la Iglesia como una nueva etapa evangelizadora, más expresiva de la “comunión misionera” que la Iglesia es y debe ser (cf. Evangelii gaudium 23 y 31).

En la actualidad, la Comisión está formada por los coordinadores de los campamentos que se realizaron en el verano de 2014 de forma coordinada entre más de diez parroquias de la ciudad, el responsable de infancia de acción católica general y el delegado de pastoral de infancia y juventud

Entre las actividades que se han programado de cara al curso actual son:

    • Dos encuentros-convivencias, coincidiendo con momentos litúrgicos como Adviento y Cuaresma, posibilitando que los niños y adolescentes puedan tener un momento de encuentro con otros niños y adolescentes, y descubran en la convivencia su ser Iglesia, acercándose más a Jesús y celebrando juntos su fe.
    • Los Campamentos de verano, que se desarrollan en la primera quincena de Julio, y que debe entenderse como la finalización de todo el proceso que se lleva a cabo en las parroquias.

grupo niños infancia

Estas actividades se desarrollan y enmarcan dentro de unos objetivos generales que la Comisión de Infancia ha propuesto, y que son lo suficientemente flexibles para integrar la diversidad de situaciones reales, así como las prioridades e iniciativas diocesanas y de la Iglesia universal. Éstos se agrupan en torno a las cuatro dimensiones que señala el Catecismo de la Iglesia Católica y que Benedicto XVI resumía así: “la fe profesada, celebrada, vivida y rezada” (Porta fidei, 9). Estas dimensiones coinciden con las que también se están trabajando en la etapa de Iniciación Sacramental y que aparecen explícitamente en las guías que se han elaborado en nuestra Diócesis de Málaga:

  • Conocer la fe
  • Celebrar la fe
  • Orar con fe
  • Vivir con fe
Comparte...Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on Pinterest