Paula Gaeta:” Dios toca, puede que no físicamente, pero toca los corazones de las personas”.

Paula Gaeta:” Dios toca, puede que no físicamente, pero toca los corazones de las personas”.

Soy Paula Gaeta, tengo 19 años y vengo de la experiencia SICAR, una iniciativa vocacional que ofrece la Diócesis. Mi intención es hablaros del Adoremus. Personalmente creo que es una idea genial que ha tenido la Delegación de Infancia y Juventud.

El hecho de que nos hayan reservado un espacio de tiempo a los jóvenes para la oración, y además en comunidad, como Diócesis, es genial y más siendo una adoración al Santísimo. Para mí, este tipo de oración tiene una magia especial, y esta última lo ha sido aún más, porque ha sido estilo Taizé. Taizé es una comunidad ecuménica francesa que ofrece un espacio de oración y convivencia a diferentes jóvenes de todos los lugares del mundo: católicos, ortodoxos, protestantes… Yo estuve este verano y la verdad es que ha sido una experiencia muy bonita porque pude compartirla con un grupo de jóvenes de la diócesis y sólo tengo buenos recuerdos. Es muy bonita la armonía que allí se vive, y me atrevería a decir que ha sido una de las mejores experiencias que he tenido en toda mi vida. Las oraciones allí eran muy especiales, por el hecho de unificar distintos modos de orar, cosa que conseguían los hermanos.

Los organizadores de estos últimos Adoremus han sabido captar la chispa de Taizé y lo han adaptado a la adoración al Santísimo. De hecho, lo hicieron tan bien, que mis amigas y yo nos sentimos completamente como si nos hubiéramos trasladado allí y estuviéramos en ese templo tan enorme que es la iglesia de la Redención, con capacidad para unos 4.000 jóvenes.

Dios toca, puede que no físicamente, pero toca los corazones de las personas. Y a mí en los Adoremus me toca mucho. Yo invito a los jóvenes a que prueben a venir a esta experiencia que nos ofrece la Diócesis. A este último vinieron mis primos y mi hermana, y cuando les pregunté qué les había parecido, me dijeron que les había gustado muchísimo, que son oraciones especiales donde hay alegría, juventud y donde no se pierde lo místico del momento. De hecho, les sorprendió muchísimo que hubiese tantos jóvenes, en silencio, compartiendo, en comunión… Para mí son mis momentos de oración y siempre que puedo, voy.

Comparte...Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on Pinterest